DESCARGAR GRATIS

Colección: Historia de las Cruzadas

    • TIPO DE BÚSQUEDA
    DESCARGAR GRATIS

    Capturas de pantalla

    Descripción

    **Primer tomo GRATIS
    ***Si ya compraste contenido recuerda que puedes restaurar tus compras dándole touch al candado en cada libro.

    En el primer capítulo trataremos acerca del primer enfrentamiento importante entre musulmanes y cristianos, ocurrido a finales del siglo XI y que iniciaría un complejo fenómeno histórico de campañas, peregrinaciones y expansión colonial en Medio Oriente. Luego de la espantosa masacre del año 1099 y la toma de Jerusalén, un nuevo orden se había instalado en el Asia Menor. Sin embargo, la idea de Yihad o Guerra Santa se instalaría en el Islam iniciando con ello un nuevo periodo de ataque y anhelo por recuperar los terrenos perdidos. Tras el desastre de la Segunda Cruzada, en el año 1189 el Gregorio VIII convocó a una nueva cruzada que presenciaría la aparición del inglés Ricardo Corazón de León y el genial Saladino.

    Perdida la fe de antaño tras las tres campañas anteriores, los cruzados planearon la Cuarta Cruzada con la cual reconquistarían los lugares santos para ganar la gloria y la riqueza perdidas, sin llegar a conseguirlo y perpetrando en cambio el saqueo de Constantinopla. Con una Europa pesimista y sin fe, la férrea actitud y vitalidad de uno de los papas más enérgicos de la historia, Inocencio III, motivó el despertar nuevo y hasta fanático de la fe, lo cual condujo a una serie de hechos como las famosas cruzadas infantiles.

    Tras la fallida y bochornosa Cuarta Cruzada, hacia 1217 Occidente se juntó buscando retomar nuevamente Jerusalén y el resto de Tierra Santa, aunque a punto de coronarse con la victoria el Sultán Al-Kamil saldría en batalla frenándolos. Se hizo necesario enviar años después una expedición cuyo protagonista fue Federico II, uno de los emperadores más brillantes de la historia. Desafortunadamente, este monarca se desentendió de los problemas de Oriente y volvió a Europa para solucionar sus entredichos con el papado, situación que permitió a los musulmanes recuperar los lugares santos en 1244. Este desastre motivaría a los cristianos europeos a preparar una nueva campaña militar, la Séptima Cruzada, pese a lo difícil de su avance y al ejército del Islam siempre en guardia.
    Finalmente, tras más de dos siglos en guerra, el ideal fervoroso y fanático de esta fue apagándose hacia 1254, cuando inesperadamente surgió un nuevo proyecto de cruzada liderado por el rey francés Luis “El Santo”, el último al que asistiría la humanidad.